viernes, 20 de diciembre de 2013

El Centro de Día ...............lo cambio todo, y por supuesto para mejor

Mi opinión personal respecto al servicio de los centros de día, es totalmente favorable, porque todo son ventajas.

Cuando llegue por primera vez a la asociación de familiares de enfermos de alzheimer de Bizkaia, vi personas muy profesionales, muy cercanas, con una empatia muy elevada y dispuestos a enseñar lo que consideran más importante para los enfermos y cuidadores, sus personas enfermas son de total prioridad, trabajan con ellos para conseguir el objetivo de que su deterioro se minimice el máximo posible, lo hacen con cariño y respeto, a los cuidadores les dotan de toda la información necesaria para que puedan tomar sus decisiones con pleno convencimiento y a su vez permiten que se habrá una puerta a la convivencia entre cuidadores para que se cumpla el objetivo de ayudarse entre ellos.

En esta asociación fui viendo como el cuidado durante 24h por un solo cuidador puede ser agotador, física y psicologicamente, en ese momento yo era una cuidadora a tiempo completo, porque cuando decimos 24h, es asi...................tambien las noches son de cuidados, has de estar alerta de todo lo que sucede, puesto que estos enfermos tienen muchos episodios de insomnio, se levantan en repetidas ocasiones, y corren muchos peligros, por lo tanto el cuidador ha de estar siempre en ALERTA, esta alerta constante, agota.........................
Te van informando de como funciona UN CENTRO DE DÍA......................en mi caso conocía el servicio, pero tienes la sensación de que te va a resultar duro desligarte, y a la persona enferma le va a causar mucho cambio.
Mi experiencia fue ir haciendo un puzzle para que todas las piezas encajaran y pudiéramos llevar a buen termino el ingresar en un centro de día. Así fue, y desde luego agradezco muchísimo a las trabajadoras de la Afa de Bizkaia la ayuda que me prestaron para ir adaptando a mi madre a integrarse en un grupo de personas en unas convivencias vacacionales, estos grupos realizaban talleres de psicoestimulación,...................nada resulta fácil, por eso siempre se necesita ayuda, y hay que confiar en las personas que trabajan día a día con este tipo de personas enfermas.
Tras esta preparación llegamos al centro de día, todo fue para mejor, la psicoestimulación es muy importante, tener otro grupo de personas para sociabilizar, no siempre con los de casa.
Todo son ventajas, sin lugar a ninguna duda.
Si alguien me pidiera consejo, se lo recomendaría con total seguridad. Compartir el cuidado, hace que sea más llevadero y de mejor calidad para la persona enferma.